Publicado el Deja un comentario

¿Cómo alcanzar mis metas? 4 trucos para lograrlo

Metas: tus grandes aliadas para conseguir tu vida ideal.

Sé que hay mil millones de cosas que te gustaría hacer. Y no das abasto para hacerlas todas porque, claro, el reloj no perdona, y además siempre surgen cosas nuevas, urgentes o no, a las que le das prioridad.

¿Por qué?

Bueno, eso claramente es porque no tenés super a la vista cuál es tu meta. Porque no importa tanto las cosas que querés hacer, como lo que querés SER.

Pongamos que querés ser más saludable: empezar una rutina de ejercicios, dormir tus ocho horas diarias sin interrupciones, comer sano, etc. Hay cientos de formas de lograr este nuevo SER tuyo. Por eso, tenés que definirlo.

Crearte metas te ayuda a visualizar tu horizonte y poder caminar hacia él. Como siempre digo, si no visualizás lo que querés, es sólo cuestión de suerte que lo logres. En cambio, si podés imaginarlo, vas a poder trazar una estrategia para lograrlo.

¿Cómo ponerte metas y cumplirlas?

  1. No peques de mega-ambicios@.

    Ponerte mil metas a la vez sólo logrará que te frustres porque no podrás hacerlas todas a la vez. Empezá por una por mes, y permitite disfrutar ese camino. Si te morís de ganas de hacerte una lista gigante, hacela, pero sólo elegí entre una meta para empezar, y cuando la acabes, sumá otra.

    Y es que las metas no van a cumplirse sólo por apuntarlas en un papel. Vas a necesitar dedicarle tiempo para que den frutos, y el tiempo es limitado.

    A mí me gusta plantearme metas anuales primero, y luego metas mensuales. Un mes es un tiempo razonable para lograr una meta. Ese es el motivo que en las agendas Alestra cada mes esté acompañado por un apartado de “metas que voy a lograr este mes”

  2. Priorizá

    Si no sabés cuál meta elegir primero, te aconsejo que hagas caso de las palabras de Walt Disney: “Preguntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar donde querés estar mañana”.

    Priorizá lo más urgente e importante a la vez, dejá en segundo lugar aquello que es importante pero puede esperar, y por último, anotá aquello que te gustaría, pero que en realidad no es ni tan importante ni tan urgente.

    Recordá que aquellas que no entren ahora como “metas prioritarias” pueden ganar protagonismo el mes próximo.

  3. Creá una lista

    Definí el tema y cómo vas a lograrlo. “Quiero comer sano” puede ser la meta, y armar un menú semanal balanceado, consultado por una nutricionista puede ser uno de los primeros pasos. Pero seguro habrán más tareas.

    Desglosá la lista de cosas que debés hacer para alcanzar tu meta. Marcate hitos primero (“ir a la nutricionista, crear menú semanal), y marcate las tareas pequeñas que tenés que hacer para alcanzar esos hitos (“consultar por recomendaciones de nutricionista”, “elegir entre todos los profesionales”, “pedir turno”).

    De esta manera, vas a tener a la vista toda la serie de cosas que tenés que hacer antes de lograr siquiera una parte de tus metas. Ya ves por qué te decía de empezar sólo por una meta: ¡lleva lo suyo completarla!

    Este ejercicio también ayuda a que veas el orden en que tenés que hacer las cosas. Para prevenir el “mal de la receta nueva”: cuando querés hacer una comida que nunca antes hiciste, y estás por ponerte manos a la obra y te das cuenta que te falta un ingrediente… Apagás el horno y salís con desgano a comprar lo que te hace falta. Haciendo una lista de tareas, podés ver de antemano ese imprevisto.

  4. ¡Actuá!

    No dejes las cosas apuntadas en un papel nada más. Animate a hacer cada día un paso que te lleve hacia tu horizonte personal. De nada sirve planificar si no hay manos a la obra.

    Y… si te sentís desmotivad@, porque eso puede pasar, y de repente te asaltan las ganas de bajar los brazos, recordá esa imaginación que te hiciste de vos lográndolo. Visualizate alcanzando tus metas. Y ya ves cómo la alegría de ese triunfo soñado te da energías para seguir adelante.

¿Te gustó este artículo? ¿Te resultó útil? Entonces no olvides compartirlo con quienes querés. Y si querés, me encantaría que te tomes unos minutitos para comentarlo aquí debajo. ¿Qué tal te ha ido con el camino hacia tus metas?

Un gran abrazo y hasta la próxima.

Gi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.